Top
blefaritis

Hoy en Nost Magazine vamos a profundizar en la blefaritis, la enfermedad ocular de la que te hablábamos en nuestro último blog.

 

Queremos profundizar en ella porque se trata de una de las enfermedades más peligrosas para tus pestañas y tu vista. Para nosotras las pestañas son muy importantes.

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es un proceso inflamatorio crónico en la zona del párpado. La palabra proviene del griego “blephar” (párpado) e “itis” (inflamación). Así es, en Nost Magazine aprendes de estética y un poco de griego, estamos llenas de sorpresas.

 

Esta inflamación en el párpado suele ser fundamentalmente en su borde (la conocida blefaritis marginal).

 

Una de las principales características de esta enfermedad es que suele ser bilateral (sale en ambos ojos, para que lo entiendas mejor) aunque, en la mayoría de casos estudiados, es asimétrico. Puede presentarse más en un ojo que en otro.

 

Esto quiere decir que puedes “tener” más blefaritis en un párpado que en otro.

 

Según donde se presente la blefaritis, podemos diferenciar entre:

Blefaritis anterior

También conocida como infecciosa, este tipo de blefaritis es aquella que se presenta, principalmente, en el margen anterior (o ciliar) del borde palpebral (el párpado, vamos).

 

Es muy molesto porque, como bien sabes, el párpado es una zona muy sensible y en él están las raíces de tus amadas pestañas. Hay que cuidar esta zona del ojo como si fuese oro (porque lo es).

Disfunción de las glándulas de Meibomio

También conocido como DGM (más cortito) y, antiguamente, como blefaritis posterior o meibomitis se caracteriza por la alteración de la secreción de las glándulas de Meibomio.

 

Estas glándulas son las encargadas de sintetizar y secretar activamente lípidos (proteínas también) que se distribuyen en los bordes del párpado.

 

No sintetizar correctamente los lípidos, y proteínas, causa inflamación en la zona y  obstrucción glandular. No suena bien pero créenos cuando te decimos que se ve muchísimo peor de lo que suena.

 

Para que te quede más claro, piensa que la blefaritis es esa hinchazón en el párpado que se puede producir fruto de una mala higiene de la zona, la acumulación de bacterias o cualquier lesión en esa área del ojo.

¿Por qué son tan dañinas las blefaritis?

Hay que tener muchísimo cuidado con ambos tipos de blefaritis.

 

Los traumatismos y algunas patologías, como puede ser la famosa conjuntivitis (todas la hemos sufrido alguna vez), son extremadamente dañinas para tus pestañas ya que pueden generar en ellas anomalías u orientaciones incorrectas de las mismas.

 

Estas anomalías en el crecimiento del vello se conocen como triquiasis y distiquiasis.

 

Lo que ocurre, y por lo que son tan peligrosas, es que las pestañas empiezan a crecer en dirección a la superficie del ojo produciendo irritación y llegando, en algunos casos, a que se generen quistes en esa zona del ojo (los míticos orzuelos) que producen un dolor intenso.

 

En caso de que no lo sepas, el término conjuntivitis básicamente engloba todas aquellas inflamaciones en el ojo.

 

Seguro que alguna vez se te han puesto los ojos más rojos que el salmorejo que te tomas en verano pero no has experimentado un dolor intenso. Este tipo de inflamación ocular podemos decir que es la “conjuntivitis común”.

 

En caso de padecer una conjuntivitis y que ese dolor sí esté presente, en general, significa que padeces una infección en la zona del ojo conocida como epitelio corneal.

 

Asegúrate de que se acumula la menor cantidad de bacterias en tus pestañas y sigue una rutina por la noche que proteja tu párpado de cualquier agente externo.

Síntomas de la blefaritis

síntomas blefaritis

Gran parte de los síntomas de la blefaritis son causados por algún desajuste o varianza de la película lagrimal que deriva, precisamente, en el SOS.

 

Existen dos tipos de síndrome del ojo seco:

 

  • Predominante en el hiposecretor: es precisamente el causante de la disminución de la producción de película lagrimal.

 

  • Predominante evaporativo: lo que ocurre es que la cantidad de la lágrima no es normal pero existe una evaporación fuera de lo común que altera la composición de la misma.

 

Este síndrome está muy relacionado con la DGM ya que se produce al no existir esa capa de lípidos normal, la cual es fundamental para todo ser humano.

 

Si esa capa o barrera no está, no es de extrañar que el párpado esté mucho más expuesto a los agentes externos que nos rodean en nuestro día a día.

 

Esta blefaritis posterior puede dar lugar a una inflamación secundaria (más problemas para tus raíces), desde un quiste pequeño (orzuelo) en la zona pudiendo llegar a causar ulceraciones poco agradables a la vista.

 

Dependiendo de a cuáles glándulas afectan estos quistes (otro de los principales síntomas) éstos pueden ser:

 

  • Internos: la blefaritis afecta a las glándulas de Meibomio.

 

  • Externos: la blefaritis afecta a las glándulas de Zeis y Moll.

 

Aparte del SOS y los quistes podemos encontrar otros síntomas como la caspa en las pestañas, dolores agudos y enrojecimiento prolongado en el tiempo.

 

Como te comentamos en nuestro blog de la caspa en las pestañas, las costras también harán acto de presencia.

 

Un cocktail de los que no nos gustan, desde luego.

Conclusión

Hay que cuidar nuestro ojo.

 

Se trata de un órgano que, como has podido ver, es extremadamente frágil y vulnerable ya que está constantemente expuesto a agentes externos.

 

Esto lo convierte en un órgano mucho más propenso a enfermedades de distinto tipo.

 

La blefaritis ha demostrado ser una de las más aterradoras.

 

La existencia de dolor agudo en el ojo implica que algo grave le está pasando (¡alerta!).

 

Es muy importante que esa situación se ataje lo antes posible para evitar que aparezcan la blefaritis anterior o la blefaritis posterior.

 

También es importante concienciar a nuestras amigas, familiares y conocidos acerca de esta enfermedad.

 

No queremos alarmarnos pero es cierto que es una enfermedad que aparte de debilitar o dañar tus pestañas, y tu belleza natural, también puede derivar en problemas mucho más graves como glaucoma o la pérdida parcial de la visión.

 

No es un juego ni mucho menos.

 

Ahora ya sabes lo que es la blefaritis y sus síntomas más comunes.

 

En caso de padecer alguno acude a tu oftalmólogo de preferencia lo más rápido posible.

 

En nuestro blog acerca de la caspa en las pestañas te explicamos una serie de técnicas caseras para evitar que la blefaritis vaya a más. Una pista: higiene, higiene y más higiene.

 

Esperamos que este artículo haya sido de tu agrado, que te sirva para futuras ocasiones y que te haya transmitido la importancia que le damos en Nost Cosmetics no solamente nuestras pestañas y párpados, si no también a la mirada.

¡Mucho ánimo y nos leemos pronto!

Enviar un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Exalta tu belleza natural potenciando tu mejor yo

CONTACTOS

Ronda Narciso Monturiol 4,
46980 Parque Tecnológico, Valencia – España

+34 961 952 992

contacto@nostcosmetics.com

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?